¿Te interesa el contenido de este blog? Suscríbete a nuestra Newsletter

Una de cada cuatro personas teme visitar al dentista

Según los datos de la salud pública del sistema británico, una de cada cuatro personas teme visitar al dentista. Este temor puede deberse a diversas razones: el miedo a que el tratamiento sea doloroso, la fobia a las agujas o el rechazo a los sonidos y los olores de la clínica dental. Si el paciente es un adulto siempre es más fácil poder explicarle el procedimiento que se va a seguir y así ayudarle a que disminuya la ansiedad que le provoca estar en la clínica, ¿pero y si el paciente es un niño?.

Si el paciente es un niño puede comportarse de las siguientes maneras:

    • Llorar al llegar a la clínica
    • Esconderse detrás de un adulto
    • Moverse para impedir que el dentista lo examine
    • Enfermar antes de la consulta

La mejor forma de prevenirlo es llevar al niño al dentista desde que le salen los primeros dientes para que se familiarice con el ambiente, pero esto está en manos de los padres ¿qué puede hacer el dentista?

Ya comentamos en este blog que “La Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) aconseja acudir a los 6 años para una primera revisión ortodóncica.” Por tanto muchos de los pacientes que acudan a nuestra clínica tendrán esta edad. La mejor manera de que no tengan miedo es hacer que se sientan cómodos y que piensen que es un lugar alegre.

Se deben evitar los comentarios negativos delante del niño y comentarlos directamente con el padre.

Aunque sean pequeños es importante explicarles de la manera más sencilla posible qué tratamiento se va a seguir, para ello se pueden utilizar un fantomas para enseñarles la boca y su funcionamiento como el modelo de demostración L8751.

Si queremos que además se divierta podemos usar un fantomas de peluche con su animal preferido, el grande además es una marioneta, vienen con un cepillo de dientes grande para que pueda ver como se cepillan los dientes o ¿por qué no? jugar a que el niño es el dentista con el peluche y que sea el mismo quien se los cepille. Además estos peluches permiten usar el hilo dental para mostrarle de manera adecuada como funciona.

Y para que lleguen a casa y cumplan con la limpieza enseñada se pueden usar cepillos infantiles como los cepillos 96662 que les animen a hacerlo.

También se les puede regalar un cofre para guardar los dientes como la L0227 y que no los pierdan hasta que les visite el Ratoncito Pérez.

Siempre hay que tratar de que la espera de estos pacientes sea corta para que no aumente su nerviosismo y es importante dar un toque de color y alegría a la clínica con algunos juguetes de animales como la 0832 y la 0833 que hagan más corta la espera.

Si se trata de un paciente con ortodoncia siempre se puede dar un toque de color al tratamiento con las cajas para elásticos L02527 y las fundas para cajas de retenedores L5820L5824 que hacen que tener que transportar el retenedor sea más divertido.

 

Otra forma de que no tengan miedo es hacer que se sientan cómodos y que piensen que es un lugar alegre, son las fundas para esconder/camuflajear la jeringa a los ojos del niño 59476  

Estas fundas facilitan el trabajo al dentista durante la anestesia, pueden ser entregadas a los pacientes como regalo después del tratamiento, son esterilizables, permiten la inserción de la aguja gracias a su tapa y son compatibles con agujas convencionales y extracortas.

 

En Proclinic tenemos NOVEDADES en productos marca ANGIE perfectos para amenizar la visita el dentista de los niños.

Aspiradores formas de animales

Eyector de saliva especialmente diseñado para odontopedatría gracias a sus puntas eyectoras con divertidas formas. Pre-angulados y rígidos para la retracción de labios, mejillas y lengua.

Mascarillas desechables

Las mascarillas desechables con elásticos marca ANGIE , son estampadas con diferentes motivos y colores vibrantes para interactuar con los pacientes más jóvenes.

Cubre jeringas para niños

Fundas animadas para cubrir cualquier tipo de jeringa en odontología 97862 . Una inyección de color y alegría para los pacientes más pequeños ya que ocultan la jeringa de la mirada del niño. Ideales para regalar después del tratamiento.

Para calmar el temor de la visita al dentista de los más pequeños es importante también contar con un equipo médico compuesto por personas que sepan ayudar al niño en el proceso y con la ayuda de estos productos,  convertir la visita en una experiencia divertida que querrán repetir.

¿Te interesa el contenido de este blog? Suscríbete a nuestra Newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *